Habilidades gerenciales, un enfoque integral

La importancia de las habilidades gerenciales ,radica en que, hoy en día las empresas han venido sorteando serios cambios, debido al rápido desarrollo tecnológico, cambios en los modelos y comportamiento de la economía, nuevas leyes que dificultan el desarrollo óptimo del capital financiero, aumento de la competencia nuevas formas de comunicación y cambios en los perfiles de los funcionarios que las conforman.

Gracias a los avances realizados en los campos de investigación y desarrollo, las universidades y las escuelas de negocios se han visto en la necesidad de formar a los futuros profesionales con las habilidades cognitivas y operacionales para desempeñar sus cargos de manera eficiente y eficaz.

Dentro de los cambios, los que más se destacan están relacionados con los procesos productivos en donde el nivel y calidad de la innovación, en cuanto a tecnología, puede considerarse como los  más acelerados de la historia, el nivel en el que se encuentra la calidad del capital humano en las empresas es una muestra de la evolución y desarrollo que han sufrido las organizaciones en las últimas décadas.

Dichos cambios afectan de manera directa la composición, desarrollo, habilidades y responsabilidades que los directivos de las empresas deben tener para ser exitosos.

Es importante resaltar que varios autores agrupan las habilidades gerenciales en dos enfoques: El funcional y el de papeles o roles (Jiménez, 2005), así pues el enfoque funcional es aquel que se encarga de describir qué hacen los directivos, identificándolos dentro de la organización como los responsables de llevar a cabo las funciones propuestas por Fayol, planificar, organizar, coordinar, dirigir y controlar. Y es que, este enfoque resalta las habilidades que deben tener los directivos en cuanto al dominio de los procesos y las técnicas que usen para dirigir el personal (Jiménez, 2005).

Por su parte el enfoque de roles describe la forma en la que los directivos ejecutan las tareas propias de sus cargos, analizando detalladamente la forma en la que usan el tiempo y la forma en la que obtienen y transmiten información.

Sin duda alguna, los directivos y gerentes de las compañías deben estar preparados para adoptar y asimilar las habilidades necesarias par ser exitosos en el mundo empresarial, teniendo en cuenta que, dichas habilidades no se desarrollan en las escuelas de negocios o mediante la experiencia del gerente promedio.

Una de las habilidades más importante que debe tener un gerente o directivo es la de transformar y asimilar las variables intelectuales, espaciales y temporales, mediante la administración flexible y dinámica de los recursos, humanos, financieros, físicos, legales y ambientales (Tovar, 2012). Es aquí donde se despliegan las cualidades que demandan las empresas en la actualidad, donde se destacan:

    • La dedicación (habilidad para cumplir las promesas y responsabilidades a tiempo)
    • La capacidad de dirigir (habilidad para liderar)
    • El ser visionario ( Capacidad para establecer objetivos y compartirlos con quienes pueda trabajar para alcanzarlos, hacer saber qué se quiere, cómo se quiere y por qué lo quiere)
    • Habilidad para arriesgarse (capacidad para correr riesgos y tomar decisiones rápidamente)
    • Perseverancia ( Capacidad para insistir a pesar de los obstáculos que se presenten en el camino)
    • Proyección positiva (Capacidad de proyectar una imagen sólida, competitiva y digna, además de, ética, profesional y humana).

Más allá de tener las cualidades anteriormente mencionadas, el gerente debe ser consciente de la composición de su entorno, las personas. Es en este punto donde Peter Drucker define la actividad principal de un gerente como el proceso llevado a cabo por uno o más individuos para coordinar las actividades de otros y así lograr resultados, resultados que no se podrían lograr si un individuo actuara solo.

Es así como podemos medir la efectividad de las habilidades gerenciales de un gerente, si su gente está decidida a ser productiva y está inspirada quiere decir que el liderazgo de ese alto directivo está siendo aceptado y asimilado por sus colaboradores.

Esta afirmación se sustenta en los casos que vemos en la vida real, cuando vemos que hay empresas que están en dificultades y donde parece que nada puede hacerlas cambiar el rumbo, de repente, se releva el liderazgo principal, e inmediatamente se empiezan a notar los cambios, no solo productivos, sino también de actitud por parte de los empleados.

No importa si una empresa tiene todos los recursos tecnológicos, si cuenta con recursos financieros y si los empleados tienen el perfil indicado para realizar sus tareas, si el gerente, no puede dirigir asertivamente y no tiene las habilidades sociales necesarias nunca podrá hacer que su gente alcance los resultados esperados.

Es el gerente el que determina lo que debe hacerse, delegando lo que debe hacerse y acompañando el proceso, establece requisitos y conduce al capital humano a generar valor que permita generar bienestar a los stakeholders (Aguilera & Merchant, 2005)

Aguilera & Merchant (2005) realizaron una recopilación sobre las características gerenciales de un líder, partiendo de los enunciados de Philip Crosby y entre los cuales se afirma que un gerente debe ser:

    • Estudiante perpetuo: para poder actualizar sus conocimientos y estar a la vanguardia de los cambios tecnológicos, además es una habilidad fundamental a la hora de conseguir y utilizar la información.
    • Ético: para generar confianza y ganarse el respeto de los demás
    • de fácil disponibilidad: para que sus subordinados sientan que pueden contar con él en el momento preciso.
    • Decidido: Para que sus subordinados sigan su ejemplo y cuenten con su propio nivel de decisión
    • Enérgico: Para generar confianza en los demás y motivar a sus subordinados.
    • Fiable: Para que los colaboradores sepan el rumbo que traza el líder y no pierdan el tiempo adivinando lo que puede agradar o desagradar al líder.
    • Sensato: Para ser conscientes que el poder en una organización no lo es todo, y que todas las decisiones que tome pueden afectar positiva o negativamente a la empresa
    • Modesto: Para tener la capacidad de compartir los triunfos con su equipo de trabajo.
    • Apasionado: para transmitirle a su equipo de trabajo la importancia de estar centrados en el trabajo y en la búsqueda de hacer las cosas mejor.
  • Agradable: Finalmente, un buen gerente debe saber tratar a las personas, como seres humanos que son, con sus capacidades y virtudes. Un líder que maltrate a sus colaboradores está condenado al fracaso.

Podemos afirmar que la habilidad principal que debe tener un directivo es la capacidad de interactuar con los demás y desarrollar una comunicación asertiva.

Considero que en el entorno humano de la organización, es indispensable valorar la integridad de las personas, considerándolas como a nosotros mismos (empatía) lo que garantiza que tengamos la capacidad de aprender escuchando a los demás, y por supuesto, contar con las herramientas necesarias para la resolución de conflictos y la motivación para encaminar las capacidades de los colaboradores en pro del beneficio mutuo y el de la organización.

Quiero resaltar dentro de las habilidades expuestas la relacionada con la “Negociación”, ya que, acostumbramos relacionar esta actividad con intercambios de bienes y servicios entre dos o más organizaciones, pasando por alto, que, como seres humanos vivimos realizando constantes “negociaciones” bien sea con nosotros mismos, con nuestros amigos, familia y compañeros de trabajo.

La habilidad para negociar está fundamentada en el eje principal del “gana gana” de las partes involucradas, no puede haber un ambiente laboral agradable y de calidad si los colaboradores no están contentos con sus líderes y viceversa, no se trata de ceder, se trata que las dos partes den lo mejor de si y aporten soluciones efectivas en cada circunstancia que se presente dentro de la organización,

Aunque, no todas las propuestas generadas por los colaboradores deben ser aplicadas por obligación, si es necesario que el gerente, en calidad de líder tenga la flexibilidad suficiente para promover escenarios en los que se desarrolle el potencial humano de las personas, como resultado, las personas se sentirán tenidos en cuenta y por consiguiente se comprometerán aun más con sus compañeros, líderes y la empresa.

Finalmente, podemos concluir que, las capacidades y habilidades gerenciales de un líder se resumen en la forma en la que aplica su conocimiento para desempeñar su labor, y cómo estimula a sus colaboradores a aportar sus aptitudes y potencial para lograr los objetivos estratégicos propuestos en su gestión.

Los resultados exitosos solo se logran aplicando cada habilidad en su totalidad, no se puede pretender ser selectivo, ya que, lo más importante para una organización es estar liderada por un individuo integral, estratega, asertivo, agradable, motivador, conocedor, empático, que sea proactivo, que gestione eficazmente su tiempo y las tareas delegadas a sus colaboradores, que permita descentralizar la toma de decisiones (siempre y cuando éstas no comprometan la estabilidad de la organización).

Un buen gerente no solo es aquel que cuenta con 12 o todas las habilidades, características y cualidades mencionadas en este post, un buen gerente, es aquel que es profesional siendo buena persona.

Bibliografía

Tovar, R. A. (2012). Habilidades gerenciales: desarrollo de destrezas, competencias y actitud. Ecoe Ediciones.

Aguilera, F. C., & Marchant, L. (2005). Competencias (o habilidades) gerenciales: Una herramienta indispensable para el desarrollo organizacional. DESARROLLO ORGANIZACIONAL”.

Jiménez, A. (2005). ¿ Qué hacen los directivos y qué habilidades necesitan para un trabajo efectivo. Resumen y análisis de Investigación. México.

Naranjo Arango, R. (2015). Habilidades gerenciales en los líderes de las medianas empresas de Colombia. Pensamiento & Gestión, (38), 119-146.

Si quieres conocer más sobre los servicios que ofrezco, puedes dar clic aquí

3 respuestas a «Habilidades gerenciales, un enfoque integral»

    1. Hola Oscar, gracias por tu comentario, efectivamente, son temas que los administradores de hoy en día deberíamos tener en cuenta a la hora de realizar nuestras actividades directivas y gerenciales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *